lunes, 14 de enero de 2013

¿Debatimos? Cthulhu fhtagn

NOVEDAD VS ORIGINALIDAD

Hace un par de meses me leí La llamada de Cthulhu y escribí una pequeña reflexión al respecto (es en parte opinión, porque hablo del libro y tal, pero no es reseña en toda regla).

Respecto al libro, es lo primero que leo de Lovecraft que es de él, es decir, me he leído algunas de las historias de Los mitos de Cthulhu, pero no es lo mismo, no es Lovecraft, no lo había probado a él tal cual. De hecho, puedo decir que he leído antes a Lord Dunsany que a Lovecraft, y eso que al segundo le “conozco” desde hace mucho más tiempo.

El libro es un compendio de relatos breves de Lovecraft. Son muy breves, así que no son muy recargados o lentos, digamos que al contrario, son bastante directos, porque aunque se entretiene en descripciones y dar un par de vueltas, no quedan como algo innecesario y redundante. Es lo que tiene ser breve.

La mayor parte de estas historias me han gustado bastante, además. No son terroríficas en el sentido del miedo de una película de terror, pero sí que tiene algo de espeluznante el ver como todos los casos se desarrollan hacia un final catastrófico. Y aunque no es de eso exactamente de lo que quería hablar, en realidad sí guarda relación.

Los finales de Lovecraft (sin spoilers importantes):

Lo que venía a decir, es que a pesar de ser buenas historias, no sorprenden. No, perdón, mejor dicho, no me sorprenden a mí en concreto. Y digo eso porque sí que le admito que tiene ciertos giros argumentales que me gustan, que dan un halo de misterio e incertidumbre al relato muy bueno, la cuestión es que no sé si es una falsa impresión o realmente cuando estos relatos se escribieron son así.

Lo que quiero decir es que tiene ese aire de final inesperado, pero al mismo tiempo, en casi todos estos cuentos he sido capaz de predecirlo con sorprendente precisión (y no me refiero a saber que me hablaban de un horror cósmico de proporciones ciclópeas y aspecto inenarrable). Hablo más de saber de qué va a tratar la historia apenas un poco después de terminada la presentación del personaje protagonista.

Y de esa pequeña reflexión me surgen un montón de preguntas: ¿hasta qué punto influye el haber leído una gran variedad de libros, cuentos y novelas para que estas dejen de sorprenderte?

Porque no sé si eso sigue siendo lo importante o llega un punto en que tienes que buscarle otra cosa a la literatura para seguir disfrutando de ella. Es decir, ¿es importante encontrar historias nuevas que te sigan sorprendiendo, a pesar de que cada vez será más difícil? Al igual que un niño al descubrir el mundo todo le parece digno de historias de fantasía, cuando uno lleva varios años leyendo, las historias de los libros no presentan un esquema nuevo, ya empieza a ser conocido. Y de ahí que tenga mis dudas sobre lo que se debe buscar en un libro.

Pasemos a otra pregunta: ¿Sigue siendo un buen relato o historia aquella que con el paso de los años deja de sorprender? Y no por cosa suya, sino porque ha sido tan “imitada” y tenida en consideración para otras tantas historias posteriores que ya no es “original”, por así decirlo, por simplificar, diremos que es original en cuanto a que fue la pionera, la primera obra de ese estilo; pero no en cuanto a que veinte años después cuando otros tantos autores hablan del mismo tema, no tiene por qué ser esa la historia que a una persona en concreto le aporte algo nuevo. Quizás era una buena historia entonces, pero ya no; quizás para ser una buena historia de modo objetivo tenga que ser buena en cualquier época; quizás eso no sea posible y siempre haya que juzgarla según los baremos de “cuándo se escribió”, la época y lugar en que se escribió.

También me hace pensar sobre qué es mejor, si la historia original tratada como pionera precisamente por serlo, o alguna versión posterior digamos “mejorada”. Como ejemplo me gustaría citar un libro que no he leído y otro que sí, pero donde un hilo argumental coincide en ambos: La hija del rey del país de los elfos, de Lord Dunsany, y El señor de los anillos, de Tolkien. Para mí la segunda me parece una obra de mayor envergadura y complejidad, aunque en cierto modo ambas desarrollen la historia de una elfa (inmortal) enamorada (y correspondida) de un humano (mortal).

Y al mismo tiempo tendría el ejemplo contrario precisamente con Lovecraft y, por qué no, con Las aventuras de la princesa y el señor Fu, de Rothfuss. Una de las historias que desarrolla Lovecraft, titulada El terrible anciano, trata de tres tipos de mala vida que visitan a un indefenso anciano para robar su fortuna. Que mala suerte que no vuelven a salir de esa casa.

El libro de Rothfuss trata de una niña pequeña y su muñeco de peluche. Duermen sobre una cama con un monstruo desconocido bajo ella y un gatito, quienes resultan ser adorables. ¿Sabéis quien resulta no ser tan adorable?

Y como esos seguro que hay muchos más ejemplos en los que no he pensado. Apuesto a que hay un centenar de historias que vuelven a narrar una historia de amor como la de Mr. Darcy y Elizabeth. Apuesto a que sí. Por no hablar de todas las historias de fantasía donde hay una escuela, aunque aquí me gustaría preguntar, ¿alguien sabe cuál fue la pionera aquí? ¿Terramar? ¿El juego de Ender? De lo que estoy segurísima es de que no ha sido Harry Potter.

Y ya me he ido por las ramas lo suficiente. Novedad contra originalidad. Incertidumbre contra complejidad. Y mi pregunta favorita, ¿cómo es de importante cuál sea la primera historia que leamos de un tipo? Probablemente sea la que más nos marque e influya, ¿deberíamos elegir con cuidado de tener la oportunidad o dejarnos sorprender con lo primero que nos llegue? No creo que siempre podamos elegir, pero de poder hacerlo...

Quien sabe que es mejor. Si un clásico, algo nuevo, algo simple o algo complejo.

Ahora sí, fin de mi reflexión.


4 comentarios:

Miriam dijo...

Bufff... es un tema muy complejo. Es verdad que la primera historia que nos leemos de un cierto tipo nos marca de alguna forma, e inconscientemente a partir de esa juzgamos a las demás y nos fijamos en si están a la altura de esa primera o no. Y, obviamente, cuanto más leer más difícil es sorprenderte, y más ahora, en literatura juvenil, cuando basta que triunfe un libro para que nos bombardeen con 50 iguales del mismo tipo. Yo no sabría decir qué más hay que buscar en un libro llegados a ese punto... por suerte creo que aún hay muchos que me pueden sorprender, pero el día que eso acabe... no sé, buscaré sólo disfrutarlos lo máximo posible (en este sentido creo que juego con algo de ventaja porque tengo una memoria horrible y la mitad de lo que leo se me olvida jaja). Pero, si te sirve de consuelo, yo he leído libros de vampiros a punta pala, y hace relativamente poco descubrí la saga de Sookie Stackhouse, que también los tiene, y me encanta... siguen siendo vampiros, pero son diferentes, son personajes nuevos, con su propia personalidad, y por mucho que creas saber el tipo de carácter que tienen, a veces te sorprenden.
Un besito!

Bambú dijo...

Me ha gustado tus reflexiones porque son temas que he hablado muchas veces con mi novio (al que también le gusta la lectura XD) y además estoy de acuerdo con tu postura.

Por supuesto que nos marca lo primero que leemos de un género, pero al igual que puede ser negativo porque te satures del género y ya no te parezca original, también tiene su parte positiva. A raiz de leer X libro, puedes conocer otras obras similares o a los pioneros, bien por recomendaciones o porque indagues un poco sobre cuáles son los libros más famosos que traten esos temas en concreto.

En cuanto a la cuestión que planteas de dejar de sorprendernos la literatura con el paso de los años, yo creo que influye mucho lo que leemos pero el factor sorpresa no se pierde. En mi opinión, sería más adecuado decir que al haber leído tantos libros, nos volvemos más exigentes a la hora de buscar originalidad en un libro, pero estoy segura que seguiremos encontrándola cuando pase 10 años. Lo mismo podemos decir del cine y la música y, a media que pasa el tiempo se reinventa y sacan cosas nuevas, así que con la literatura es lo mismo ^^

Me ha gustado mucho la entrada ^^

Laura Tejada dijo...

Tema espinoso el que mencionas. Desde luego cuando algo que nunca se ha creado antes sale a la luz, yo no le quitaría nunca la etiqueta de original, pues aunque hayan salidos muchas otras cosas parecidas, sigue teniendo el mérito de haber sido algo nuevo de verdad y creo que nunca deberíamos olvidar eso. Por otro lado, no porque algo sea lo más original tiene que gustarnos más que lo que venga después. Es decir, perfectamente puede gustarnos más un libro que no sea original (porque su tema ya ha sido tratado con anterioridad) que uno completamente novedoso.
¿Por qué? Pues porque en un libro no solo importa lo que cuentas, sino cómo lo cuentas y quién te acompaña mientras lo lees (personajes, escenarios, forma de expresión, ambientación, diálogos, etc...). Lo "no original" en mi opinión, a veces puede ser mejor que lo original, porque son muchos, muchos, muchos elementos los que influyen en la experiencia de leer un libro.

Rethis dijo...

@Miriam En parte un poco es lo que dices, si lo que buscas es originalidad o que te sorprendan, buscar esas pequeñas cosas en cada libro que leas. Si es un buen libro seguramente siempre tendrá un poquito de eso, al menos.

@Bambú ¡Qué razón! Anda que no he descubierto libros a raíz de leer algo basado en o buscar temática similar ^^. Yo creo que se debe a simple acumulación de conocimiento, cuanto más nos han contado, más ideas tenemos para valorar y pensar, es más difícil sorprender siempre a alguien que piensa y no tiene la cabeza vacía.

@Laura Tejada No tiene por qué gustarnos más siempre y cuando valoremos por igual todos esos factores que mencionas. Si lo que más valoras es la originalidad, pues igual esos libros te resultan algo decepcionantes. No te estoy diciendo que sea lo que yo más valore, de hecho leo libros buscando originalidad, otros buscando buenos personajes, otros un buen marco histórico... es decir, que tienes un punto de vista más que válido y con el que a grandes rasgos estoy de acuerdo, pero que además, para mí, la originalidad está a la altura de todo lo demás ^^.


¡¡Gracias por comentar!! Me alegra que la reflexión os haya resultado interesnate ^^