domingo, 7 de diciembre de 2014

Reseña La Calle Andersen

DATOS

Título: La Calle Andersen.
Título Original: La Calle Andersen (2014).
Saga: No.
Autor: Sofía Rhei y Marian Womack.
Editorial: La Galera.
Precio: 17,95 €.
Género: Fantasía/Juvenil.
Núm. Páginas: 235.
Continuación: No.





SINOPSIS
En la Copenhague de plena revolución industrial, una niña corre por las calles nevadas, huyendo de un grupo de adolescentes con obvias malas intenciones. Kay y Gerda, no mucho mayores que la víctima, ven la persecución y cómo -muy al estilo de la época, en que la vida de un pobre apenas contaba para nadie- nadie se molesta en ayudar a la niña. Ellos sí lo harán, enfrentándose al grupo... y acabarán siendo salvados por un misterioso tercer personaje.

Así comienza una gran aventura donde se unen la ciencia y la magia. O, quizás, como decía Arthur C. Clarke, ambas sean indistinguibles una de otra. Impresionantes autómatas, la lucha por la creación de vida artificial, investigadores sin escrúpulos, experimentos fallidos con humanos... Una historia descarnada, protagonizada por un grupo de jóvenes sin nada que perder y malvados inventores con mucho, mucho que ganar.



RESEÑA
La Calle Andersen es más un cuento que una novela, al menos en mi opinión; pero vayamos poco a poco.

La historia está narrada en tercera persona del pasado, llevándonos cada vez con un protagonistas y mostrándonos sus sentimientos, pensamientos y sensaciones.

El título La Calle Andersen viene dado por el escritor Hans Christian Andersen, y su novela La Reina de las Nieves tiene un papel muy importante a la hora de leer este cuento. Por lo que si no lo habéis leído es normal que vayáis un poco perdidos a lo largo de la novela; ya que va haciendo referencia a esta historia continuamente, siendo una continuación de ésta.

Está situada en Copenhague, en el siglo XIX. Encontramos descripciones extensas y detalladas de lugares y situaciones, pero especialmente de lo primero.

La edición está trabajada, ya que consta de 15 capítulos —cada uno de ellos con su título y un dibujo de un pájaro mecánico— y un epílogo. Asimismo encontramos unas pocas ilustraciones a lo largo de lectura que nos hacen ver de forma gráfica algunos lugares y personajes.

Con esta historia tengo sentimientos encontrados, por un lado me gusta la ambientación, y el áurea de cuento que tiene, haciendo que por ello cuente con un estilo simple, de frases cortas y concisas. Es interesante como se nombran a autores famosos de la época con familiaridad, ya que algunos personajes han tenido trato con ellos; como es el caso de Charles Dickens.
También hay que decir que combina perfectamente la tecnología de los autómatas, que hacen que el libro tenga ese toque siniestro y steampunk tan atrayente; con la fantasía y la realidad fe la época.
Pero aun con todo esto se me ha hecho pesado, y me ha costado una barbaridad terminarlo y eso que tiene todos los ingredientes para ser una muy buena historia, ya que los protagonistas están continuamente en movimiento investigando, una aventura que no para. Pero personalmente, no he podido con ella.

Al principio las desapariciones se habían limitado a una zona de Copenhague todavía más pobre que el barrio donde habitaban Gerda y él. Todo el mundo sabía que aquella zona de la ciudad se encontraba llena de maleantes y desgraciados, que compartían sus calles con los marineros más honrados y humildes. Sin embargo, los bajos fondos parecían haberse ido extendiendo cada vez más, acercándose de forma peligrosa hasta las calles frecuentadas a diario por los dos amigos. Antes únicamente afectaban a niños desconocidos de barrios desconocidos, pero ahora todo había cambiado. Hacía más de dos semanas que no sabían nada del pequeño Karl, uno de los niños de su calle.

Nadie podía conocer del todo los peligros que acechaban en Copenhague, incluso a plena luz del día. Pero eso a Gerda le importaba muy poco. Desde el regreso de Kay, parecía que tuviera miedo de dejarlo solo. Aunque cada mañana él le pidiera a su amiga que no lo acompañase, que dejara de vagabundear como solía hacerlo, Gerda tenía muy claro que no pensaba separarse de Kay, y que nada la apartaría de las calles, donde siempre estaba dispuesta a echar una mano a cualquier niño desconocido. Su corazón generoso se mostraba constantemente atento a las necesidades de todos los que habitaban la ciudad, por muy peligrosa que esta se volviera.


Los protagonistas —Kay, Gerda, Joachim y Adda— son estereotipados, pero porque tienen que ser así. Cada uno tiene una cualidad que lo hace especial —que dejo que descubráis vosotros mismos si vais a leer este cuento—.

En definitiva, La Calle Andersen es una historia que nos recuerda más a un cuento que a una novela. Con un lenguaje sencillo y frases concisas, las autoras nos transportan al siglo XIX donde los autómatas, la fantasía y la cruda realidad de la época se juntan. Una aventura con un movimiento continuo, pero que personalmente se me ha hecho lenta y me ha costado terminar de leer.



PERSONALMENTE



*Agradecimientos a la editorial por el ejemplar.

4 comentarios:

Dreamer dijo...

¡Hola!
Me ha parecido una historia interesante cuando he leído la sinopsis. Pero si dices que se te ha hecho densa... No sé,puede que en un futuro le de una oportunidad.
¡Besos!

Sary dijo...

Hola!
Va a ser una de mis próximas lecturas, espero que me guste un poquito más :P
Besos!

Mangrii dijo...

A mi me interesa la verdad desde que vi la portada y la sinopsis :) Gracias por la reseña, un besin^^

Amy Plin dijo...

Tengo bastantes ganas de leer este libro. Gracias por la reseña.
¡Besotes!